Brief y objetivos

LimónClean es una tintorería que se distingue por utilizar la tecnología suizo-alemana “wet cleaning”, lo que les permite cuidar al máximo de las prendas y, a la vez, ofrecer precios extremadamente competitivos en lavado y planchado.

El objetivo con el que llegaron a Erretres fue el de rediseñar su identidad visual de manera que se convirtieran en una marca cercana para el público y que fuera percibida como un aliado capaz de solucionar las tareas cotidianas para poder disfrutar de más tiempo libre. Uno de los retos fundamentales consistía en que la marca fuera fácilmente trasladable a franquicias y entornos de retail ajenos (corners).

   


Estrategia y concepto creativo

La primera fase del proyecto consistió en el análisis del entorno del sector de tintorerías en España y el exterior, que concluyó en un documento de estrategia, en el que se establecieron los principios fundamentales de la nueva marca. En esencia, LimónClean debía ser reflejo del estilo de vida del consumidor contemporáneo, que busca soluciones sencillas, accesibles y bellas, ofreciendo servicios que ahorrasen a sus clientes el tiempo y trabajo que conlleva el cuidado de la ropa.

Los cuatro pilares sobre los que tenía que sustentarse la nueva marca son: puesta en escena líder que pudiera adaptarse a entornos propios y ajenos; política de precios súper competitiva; equipo humano de profesionales cercanos; y tecnología superior.

La propuesta de Erretres incluyó la creación del concepto estratégico de la marca (“Más libertad significa más felicidad”), así como el tono de voz (cercano, personalizado y con un toque de humor), los mensajes estratégicos (“Libérate”. More freedom means more happiness”) y el tagline (“Your personal cleaners”).

   


Logotipo

El logotipo de LimónClean se construye con la tipografía Avant Garde Bold, ya que se buscaba comunicar una idea de modernidad y limpieza, pero también de durabilidad. A la tipografía se añade un mínimo detalle gráfico sobre la “o” en el color corporativo, que funciona como tilde y, a su vez, remite a un amanecer y a los botones de las máquinas de limpieza y planchado.

   


Sistema gráfico

Aparte de la tipografía, para el sistema gráfico se propone una gama cromática en la que el color principal es un verde limón, que remite al nombre de la marca, otorga un tono optimista a la comunicación, y supone una cierta continuidad con la identidad visual anterior. Además, se establece la importancia del color blanco para transmitir una idea de limpieza, y la rotundidad del negro para los mensajes.

Se diseñaron asimismo una serie de pictogramas complementados con 2 símbolos gráficos (cruz de tachado y semicírculo), que oponían la tediosidad de ocuparse personalmente de las tareas de limpieza de la ropa (cuando puede hacerlo LimónClean de manera más eficiente), frente a la libertad de disfrutar de ese tiempo en actividades más placenteras.

Los números, debido a la competitiva política de precios de la marca, tienen una gran importancia en la comunicación, por eso se pensó especialmente en ellos en la fase de diseño.

Otro recurso con bastante peso en la comunicación fue el “smiley” que se diseñó expresamente para conseguir un tono amable y con un toque de humor, y que tiene múltiples usos gráficos.

Se trata en definitiva de una identidad de recursos gráficos mínimos (y por eso los mensajes y el tono de voz de la marca eran muy importantes para complementar la gráfica), que refleja la eficiencia, honestidad y limpieza del servicio ofrecido.

   


Puntos de contacto

Se diseñaron numerosas aplicaciones de la marca, entre las cuales fueron fundamentales las desarrolladas para espacios de retail propio y ajeno, así como todas las piezas que acompañaban la entrega a cliente de una prenda, desde el etiquetado (se abandona el etiquetado técnico a favor de otro más cercano y con mensaje) hasta las perchas o las bolsas. El proyecto también incluyó otras aplicaciones más convencionales, como papelería corporativa, publicidad, merchandise, etc.

   

Related Projects

Quantum

Civitatis